Lo que hay detrás de un buen café

Mi madre tiene, dirige, lleva, una cafetería junto a su hermana, un negocio familiar. Se nota mucho el empeño por seguir adelante y el cariño con el que preparan lo que las clientas les piden. Su cafetería ha sido para mi una especie de lugar de peregrinaje, al que ir a observar a la gente, pensar, permitirme conocer a sus clientas, incluso a iniciar mi relación de afecto con las plantas: en la terraza tienen muchas, mi abuela se encarga de cuidarlas y mantenerlas bonitas y alegres. Ellas llevan más de diez años con la cafetería, tiempo en el que han pasado muchísimas cosas, buenas y malas que se han ido dando y de las que a veces me he enterado en pequeñas dosis. Detrás de la acción de subir la persiana cada mañana hay mucha mucha perseverancia y amor por la gente, por conocerla y hacerlas pasar un rato bien agradable en el café.

Leer Más