Aprender no es sólo cosa de estudiantes

Estudiar es importante, pero desde que he acabado (de momento) mis estudios, he aprendido cosas mucho más importantes como amiga, cuidadora de gatos, especie, escritora, persona con cierta tendencia a la ansiedad por no estar haciendo lo que se supone que debería estar haciendo con su vida, aunque ya lo haya hecho meses atrás y no me resultara mucho más agradable que la vida que llevo ahora.

Siempre he pensado que el único lugar en el que podías aprender era en un aula, sentadx en una silla en la que se te enganchaba el pelo, junto a una mesa llena de chicles y atendiendo a lo que una persona prácticamente desconocida tenía que decirte sobre algo trascendental, relevante, esencial de entender para sacar una puntuación sobre cinco en una superficie finita, blanca y rugosa. Esa es la relación que tenemos con la educación, esa es la única idea que tenemos de aprender y como tal, la única forma de cultivar nuestro, en teoría, intelecto y cultura. Intelecto… digamos conocimiento básico para sobrevivir con una tarjeta de crédito, un móvil y unas cuantas manzanas.

Pero con esos conocimientos no se sobrevive a las dificultades o problemas que como personas, tendremos que ir afrontando o no, si eres de lxs que por ejemplo, se les da bien sacar buena nota en Biología pero en cambio, no saben ser algo tan aparentemente básico como unx buenx amigx. Y de eso se trata, también hay que aprender a serlo, al igual que buenx cocinerx o al menos uno que sepa utilizar bien la sal.

Sin embargo, esta clase de aprendizaje sólo se efectúa si te lo permites, porque no todo el mundo se autoriza pensar o sentir (por muy Mr Wonderful que suene, es bastante triste ¡y complicado!), y no de interior a exterior, sino de exterior a interior. No hace falta vivir situaciones extremas para ello, se puede aprender de los días que vas turnando One Punch Man y lentejas a la jardinera en lata con Breaking Bad y patatas al horno con queso, con dosis de observación fija al techo.  O incluso de los días que te levantas a las once y de repente el sol ya no está y son las diez de la noche y ni si quiera te has dado cuenta de que te estás meando hace dos horas… días en los que te levantas sin saber qué harás; ¿limpiarás durante toda la mañana?, ¿saldrás a dar una vuelta solx o con amigxs?, ¿peinarás a la gata para que dejen de formarse mini, muy mini gatitos en las sabanas de tu cama con su pelo? 

Y cuando lo haces a veces llegas a conclusiones o a más preguntas, o te encuentras de cara a cara con sentimientos que te da miedo afrontar. Puedes aprender paseando por la ciudad, estando un tiempo con amigos, incluso observando las hormigas o a las personas que parecen hormigas gigantes desde tu sexto piso. Pero no lo harás porque tengas que hacerlo, como en un aula. Lo harás porque es natural. Para algunas personas aún lo es.

paularodriguez

2 comentarios sobre “Aprender no es sólo cosa de estudiantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s