Hasta el punto de ser casi stalker

Hay amigxs que parecen vivir en una realidad paralela porque ninguno de nuestros cinco sentidos es capaz de percibirles. Pasan la mayor parte de nuestra vida fuera de combate, fuera de toda interacción con nuestra persona virtual y ya no digamos real. Y te preocupas porque en el fondo no es que no quieran saber nada de ti, es solo que su vida es un poco caótica, ya sea por trabajo, estudio o porque su existencia está siendo un caos emocional. O puede que su ausencia sea premeditada y en realidad quiere que te esfumes de su vida, en ese caso déjalo correr y ponte a leer otra cosa.

Después de semanas o meses sin saber nada de él o ella, te preocupas, esa paciencia por esperar a que llegue la carta o la postal ya no la tenemos en la sangre.  Ahora le envias un whatsap a cada hora durante todas las horas que dura la tarde, te presentas en su casa sin avisar, le envias un email de tres palabras y sin asunto a las dos de la mañana… hasta recurres a Hangouts. Insistes porque aunque quieran responderte no lo hacen, suena extraño, pero la mente de algunas personas no son esclavas del móvil.

Hasta que un día a las doce de la noche deciden contestarte con una carita triste. Y no están tristes porque has sido unx pesadx, realmente se sienten así y te necesitan. Lo sabes porque te lo han dicho, no porque tu recién adoptada mentalidad de casi stalker te lo haga ver. Y tu también lx necesitas. No es que exijas su presencia o sus likes en Instagram, simplemente quieres estar con él o ella y nutrirte de su buen gusto musical y artístico y estar con su cariñosa gatita. En realidad no se trata de necesitar algo de alguien, simplemente quieres estar, pensar y sentir con él o ella. 

Confesado todo esto, ¿en qué momento rozamos la línea de la preocupación y nos convertimos en un stalker con buenas intenciones?, es algo que llevo preguntándome estos últimos meses y que me preocupa. Pero por mucho que insista, sé cuando tengo que parar, me esfuerzo en la jugada y espero contestación, porque la amistad a veces merece paciencia.

paularodriguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s