La capacidad expresiva de una persona seria

Algo le pasa a este mundo con las personas serias y tímidas. Algo que les hace publicar twits poco alegres y enviar audios de diez minutos a sus amigxs hablando sobre su ”cacao mental” porque,  2): las tenemos destrozadas con los estándares sociales que les obligamos a seguir, porque nos da lástima que nuestrx amigx con mucha más inteligencia emocional que nosotrxs no le guste rodearse en exceso de personas que prácticamente no conoce y porque creemos que las personas serias no son divertidas ni se lo pasan bien.

Creemos que si encajasen en la idea de lo que es una persona extrovertida y despreocupada, serían más felices. Creemos que se merecen esa felicidad, aunque sea el antítesis de su forma de ser. Como se suele decir en España después de realizar alguna tarea con mucho arte, olé, olé por nuestra falta de comprensión. O al menos esa es una décima parte de la impresión que me da la sociedad. 

Y 1): eso mismo intento descifrar. 

 En ocasiones algunxs de tus amigxs o todxs tus padres (supongo que sólo dos o uno o ninguno) no entienden como puedes estar bien cuando todo lo que has dicho a lo largo del día ha sido ”hola”, ”he puesto el pan en la mesa” y ”no, mamá, no me pasa nada”. En ocasiones tampoco tú, sin ir más lejos. Pero he descubierto, o me he dejado a mi misma, estar a gusto siendo seria, ahora estoy intentando descubrir si soy realmente tímida, pero lo añado igualmente a la lista de adjetivos que aparentemente me describen y van en contra del orden social establecido, y aunque me gustaría que ese concepto sonara a rebeldía, no lo hace.

Y no pasa nada, me lo paso bien igual, río igual y hago y digo gilipolleces como casi cualquier otra persona. Una vez meneé el culo en el pasillo de mi casa mientras mis padres ”discutían” sobre algo sin importancia. Me expresé de tal forma, que si hubiera tenido algún valor artístico y hubiera sido mucho, mucho más profundo, y mi apellido fuera Abramović, hubiera sido una gran performance, pero no, se queda simplemente en gilipollez. 

Long live to Marina Abramović.

Aunque no exteriorice mis sentimientos 24/7, los tengo, vaya si los tengo. Reconozco que en ocasiones mi cara de poker o de cabreo cuando estoy contenta puede confundir, pero por dentro tengo una sonrisa tan grande como la de Chesire, dependiendo el dónde, cuando y con quién. También se me da bien ser demasiado expresiva en los momentos que debería tener escrito en la frente ”cara de poker, aquí no hay nada que ver”, y a veces la expresión de mi cara va a la par de mis sentimientos, eso también ocurre.

Pero eso no implica que no tenga la necesidad de hablar sobre ellos. Cuando la gente interpreta mal nuestra expresión es porque realmente no nos estaban escuchando o no nos conocen lo suficiente. Pueden pensar mil cosas, pero no deberíamos sentirnos mal por no tener la capacidad expresiva más expresiva de todos los tipos de capacidades expresivas. Deberíamos aceptar y disfrutar nuestras muchas cualidades, pulir las que lo necesiten y hacer una web serie sobre ello. 

 

paularodriguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s