Las tendencias son los nuevos Beatles

A no ser que entre en juego un apetito sexual bastante específico, o el que alguien se esté desangrando o cosas por el estilo, la mayoría de veces no nos gusta hacer caso a lo que nos dicen. En cambio, cuando se trata de vestirse o de comprar ropa pasa justo lo contrario, queremos que nos digan qué llevar, qué comprar. Hasta qué ropa nos queda genial. No estoy hablando del consejo de tu amigx o de tu madre, ellxs al menos te conocen mínimamente, me refiero a los medios de comunicación que dicen qué tienes que comprar para arrasar esta primavera, qué estampado ‘’le queda bien a todo el mundo’’ o qué zapatos llevar antes de que se conviertan en tendencia, porque llevar ropa de tendencia es muy importante si realmente te gusta la moda. 

El mensaje que nos llega por parte de ciertos medios es que hay que ser seguidores, hay que seguir unas tendencias y hay que llevar ciertas piezas de ropa para despertarse un día y decir, ”voy a la moda y soy interesante por eso”. Esa ropa que está bañada en elementos químicos tóxicos y de tendencias llena nuestro armario, si lo queremos, claro. ¿Pero llena nuestro corazoncito? y no se trata de llenarlo a base de cantidad sino de calidad, ¡calidad emocional! Porque, ¿te has parado a pensar si realmente esa biker amarilla te hace sentir bien o la llevas únicamente porque es tendencia?

 Yo soy culpable de haberme comprado y de no haberme puesto casi nunca, un pantalón de ralla diplomática cuando la tendencia estaba en pleno post-renacimiento. Y también soy culpable de querer seguir lo que llevaba la masa para sentirme yo misma y por consecuencia, culpable de frustrarme por, lógicamente, no conseguirlo. No culpable en el sentido de ”me voy a castigar eternamente”, más bien en plan ”innocently guilty” u kno. 

Me he dado cuenta de que seguir la mayoría de tendencias, o hacer caso a los artículos que hablan sobre ellas, y en definitiva, una parte del concepto ‘moda’ no me hará sentir a gusto con mi forma de vestir porque quiero que ésta trate de alimentar positivamente a mi estado de animo, a mi mente, a mis ideas, a mi autoestima. Además de trasladar una parte importante de mis energías en llevar ropa que me haga sentir bien, no solo que me siente bien. Existen algunas tendencias que sí me ayudarían a ello, pero no más pantalones de raya diplomática porque ya queda demostrado que no van conmigo, aunque muchas ”autoridades” en el tema digan lo contrario. Lo intenté, experimenté, pero no resultó. Espero que no me pase lo mismo con los kitten heel. 

En el collage: kitten heel de Victoria Beckham vía net-a-porter.
paularodriguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s