Elegir entre Queen Latifah, João Gilberto, Paco de Lucía y un recopilatorio de canciones de Blink-182 y Sum 41 para skaters, como bien describía la portada del cd, me ha llevado una hora. He de decir que dentro de esa hora también he estado buscando los cd’s, más bien rebuscando entre las estanterías poco abarrotadas de un material no muy diverso de una tienda de música, pero estoy segura de que me ha llevado más tiempo de lo reglamentado escoger qué comprar, porque no me podía llevar todos cd’s que quería, ¿treinta euros en cd’s?, eso ya no se hace, por muy triste que me parezca.

Cerré los ojos, acerqué todos los cd’s elegidos cerca del corazón, al otro lado de la epidermis, claro, y finalmente supe que Queen Latifah y João Gilberto vivirían para siempre conmigo. Pero si hubiera encontrado Currents de Time Impala no hubiera pasado nada de lo descrito anteriormente y no me habría planteado lo difícil que es para mí tomar según qué decisiones. O simplemente tomar decisiones. Admitir esto sienta igual de bien que arrancarte una tirita de golpe o depilarte la ingle con cera fría. Sí, bueno, no siento exactamente ese vuelco en el corazón y tampoco digo ‘’joder, joder, joder’’ como lo hago antes y después de estirar, pero a veces la sinceridad duele y no siempre es bonita, pero sí necesaria.

Decidimos con qué grupo de amigas preferimos pasar la hora del patio, si preferimos que nos den un beso en la mejilla o que nos cojan de la mano, si nos gusta el salmón, si preferimos hacer artes plásticas o tecnología, deprimirnos o seguir adelante, humanidades o artes, universidad o nuestra vida,  ir de buenas o ir de malas con los de la compañía aérea, mayonesa de marca o de marca blanca, dar segundas, terceras, cuartas y quintas oportunidades o no, vivir la vida a nuestra manera o vivirla en modo standard, volver a deprimirnos o seguir a delante, escoger los cd’s de Queen Latifah, João Gilberto o Paco de Lucía y un recopilatorio de canciones de Blink-182 y Sum 41…

Y en otras muchas ocasiones no sabemos qué decidir. Biológicamente tomamos un montón de decisiones, también hay otro montón de ellas que tomamos inconscientemente, como equivocarte de calle para ir al trabajo o desbloquear el móvil treinta y tres veces en dos minutos, y aunque luego te asustes al descubrir cuantas veces has desbloqueado el móvil, no nos asusta tomar decisiones inconscientemente, y es lógico. 

Pero la lógica nos abandona cuando nos toca tomar decisiones que nos asustan un poco, porque hay decisiones importantes que requieren salir de nuestra zona de confort. Lo lógico sería no tomarlas, ¿para qué sentirme insegurx por probar algo nuevo si puedo estar tranquilx con mi situación actual?, si esa es tu lógica. A veces tienes que cerrar los ojos, apretar las manos o apretar la mano de tu padre o madre y tomar una decisión, asustarte y seguir adelante. Poder decidir por ti mismx es un privilegio, tomar decisiones conscientemente es lo que nos hace crecer, así que date el capricho de tomar decisiones conscientes, valientes y positivas que cambien tu vida, hasta la más pequeña puede hacerlo. Y si de momento no te sientes muy capaz, decirte que no solo es cosa tuya.

 

 

 

 

2 respuestas a “Decisiones, eso que vive debajo de la cama y nos asusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s