Nunca le he dado demasiada importancia a las Redes Sociales en general, siempre he publicado lo que me ha dado la gana sin tener en cuenta una estética ni objetivo en concreto, y puede que, hoy en día, este hecho sea un tremendo error. Al igual que no tener Instagram, la cual ha hecho jaque mate a otras redes com Facebook. Porque ya no se trata sólo de compartir con otras personas lo que hacemos, lo que nos gusta o las gilipolleces, a nuestro parecer, graciosas que pensamos, Instagram ha añadido un nuevo factor importante en el juego: los seguidores. La cuestión es que si no tienes más de 60k seguidores no eres nadie, lo que también significa que tus publicaciones no son nada interesantes para casi ninguna de las más de 600 millones de personas registradas, y eso ataca directamente a la autoestima de muchas personas. Partiendo de este hecho, IG se ha convertido en una herramienta con la que, erróneamente, buscamos la aceptación de nostroxs mismxs a través de seguidores y likes. ¿Por qué valoramos tanto esos números si realmente no dicen nada de nosotrxs? (no estoy hablando de la gente que hace de Instagram su trabajo, ese es otro tema).

Pero no sólo afecta (en secreto) a la autoestima de muchxs, sino que nuestra capacidad de atención ha disminuido considerablemente, así como el interés por diferentes temas, ya sean culturales, sociales, medioambientales o políticos. Hacer scroll en Instagram sí, pensar, leer, no.  Además, cuando estamos ansiosxs, la mayoría de nosotrxs recurrimos a este ”paraíso social” para tranquilizarnos, cuando lo más probable es que estemos huyendo sin afrontar lo que nos preocupa o nos pone nerviosxs. Planteado así, casi prefiero morderme las uñas y poder pensar mientras lo hago. 

Declarar que sería mejor vivir sin RSS es demasiado radical para una época que ha visto la invención del Iphone, el primer hígado artificial, la creación de YouTube, Netflix, películas como Origen, Her y Wall-E, y un etcétera bastante largo. Creo que lo ideal sería tener en el cerebro una especie de Apple Watch que te vaya diciendo, ”ya has tenido suficiente por hoy, deja el móvil y desconecta”, y que en última instancia, pudiera desconectar por ti.  

De todas formas, no creo que sea demasiado drástico decir que deberíamos pensar dos veces cómo usamos las redes, sobre todo Instagram. Bueno, tratándose de Instagram, mejor pensarlo tres veces. Más allá de ser conscientes del contenido que subimos y la imagen que damos de nosotrxs mismxs, porque (quieras admitirlo o no) para eso está Instagram,  deberíamos darle importancia y decidir qué papel juega en nuestras vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s