La primera mujer que admiré de pequeña es Amelia Earhart. Bueno, en realidad mis recuerdos debaten entre ella, Marie Curie o Juana de Arco, pero sólo conservo el retrato de Earhart recortado de una revista (sigue pegado en mi armario con celo). En esa época me impresionaba lo que habían hecho todas aquellas mujeres (más de las nombradas) y la forma en que eran ilustradas en los libros: altas, imponentes, con mirada inteligente y segura de ellas mismas y de lo que hacían (ya sea suicidarse con una serpiente, escribir un diario, mandar a tomar por culo el típico marido emperador y autoproclamarse emperatriz, sobrevalorar el maldito océano atlántico, crear y gestionar su propio imperio de belleza, ser una espía, modista visionaria o la reina del Blues). 

Cuando tenía 7 años era capaz de quedarme mirando durante 15 minutos el retrato de Mata Hari o el de alguna mujer germánica misteriosa. Quería que se quedara grabado en mi memoria cada detalle de esas alucinantes personalidades, ¿por qué? no lo sé (ahora podría contestar con facilidad la pregunta pero pongámonos en situación, tenía 7 años, no sabía ni qué era una kitsch). Pero de una cosa estoy segura, todas esas horas (en total) empleadas en observar y pensar todo lo que aquellas mujeres habían hecho con sus vidas me hicieron ser desde pequeña una feminista granujilla (ahora lo de granujilla ya pasó a la historia), creer que una mujer vale mucho más que para fregar, ser un objeto sexual y parir bebés. Ellas piensan, sienten y hacen y merecen ser valoradas y reconocidas por ello igual que los hombres. 

Mis referentes, aquellas personas a las que admiro siempre han sido mujeres. Y estoy segura que no es por el hecho de que casualmente ¡yo también soy mujer! Seguro que hay chicas que admiran a futbolistas, pilotos de moto gp, tíos atractivos, chefs que salen en la televisión, Manolo Escobar… Y está bien, ¡claro que sí! Pero hay algo en ellas, como una fuerza metafísica que me arrastra a sus retratos y biografías. 

Al crecer con todos aquellos ideales femeninos y en un entorno totalmente igualitario, es (a mayor o menor medida) lógico que a mis 11 años ya estuviera reivindicando la poca falta de protagonismo de la mujer en los libros de historia sin olvidar mi adición por leer libros como: Para una chica ganadora de Cristina Alemany, Sólo para chicas de Ashly Rice, o Juddy Muddy se vuelve famosa de Megan McDonald, sin no olvidar los libros de Kika Superbruja de Knister. Gracias a ellos soy alguien que lucha por sus sueños y que no se rendirá hasta conseguir lo que quiere. Suena cursi pero es la verdad. Este tipo de verdad siempre es cursi, aceptadlo. 

Todos esos maravillosos libros que he mencionado y que tenia que ir a comprar a una librería del pueblo de al lado me enseñaron a creer que una chica puede ser astronauta, deportista, escritora, médica (¡gracias por ese femenino Cristina Alemany!), luchadora profesional, guitarrista, directora de cine, concertista… que puedo conquistar el mundo, ¡y si quiero ser la primera mujer en colonizar Marte puedo serlo! (cita de Para una chica ganadora, pero ‘’colonizar’’ Cristina… es una palabra un poco fea), yo puedo ser esa chica con la que sueño ser, la que puede hacer realidad sus deseos. ¿Y sabéis que más dice Cristina en su libro? ‘’eres importante, única y especial, siempre habrá algún tonto (o distraído) que no lo note. Pero eso no te detendrá. Naciste para cumplir tus sueños y ser feliz. ¿Cómo te despiertas? Nacida para ganar’’. Admito que dicho así suena un poco a ¿¡listos para la batalla!? pero oye, no hay nada mejor que esas palabras para una niña (y para cualquier momento de tu vida). Y si tu tía Gloria te regala el libro ‘’Mujeres famosas’’ ya lo remata.

‘’Hay mujeres que cambiaron mi vida porque me enseñaron cosas. Hay mujeres que cambiaron mi vida porque fueron mis amigas. Y hay mujeres que cambiaron mi vida porque eran mujeres’’

Ashly Rice, Sólo para chicas.

Art por Urs Fischer

One thought on “Lo que una niña de 7 años puede aprender con libros de 50, 58 y 140 páginas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s